Dos condenados por robar, uno por vender y otro comprar una moto

Un hombre de 31 y otro de 34 años fueron condenados por robo calificado de una motocicleta. En un curioso fallo, la justicia también condenó al mecánico que vendió el rodado y a quien la compró.
Robo de moto

Benjamín Ismael Herrera (31), alias “Flaco” u “Ojito”, fue condenado a tres años de prisión efectiva como autor del delito de robo calificado por vehículo dejado en la vía pública. El acusado fue declarado reincidente por segunda vez y se ordenó el traslada a la Unidad Carcelaria 1.

Como coautor del mismo delito, Lino Alberto Yave (34), alias “Panqui”, fue condenado a tres años de prisión condicional, es decir, que cumplirá la pena pero en libertad.

En tanto, y en un fallo curioso, Israel Mamaní (24), alias “Dady”, le impusieron una pena de dos años de prisión condicional, como partícipe secundario del delito de robo calificado en la vía pública. El sujeto fue quien comercializó la motocicleta que había sido robada.

Finalmente, otro joven de 27 y cuya identidad la justicia ordenó preservar, fue condenado a seis meses de prisión en suspenso por resultar autor del delito de encubrimiento por adquisición de cosas o efectos provenientes de un delito.

Los tres condenados a penas condicionales deberán cumplir reglas de conducta durante dos años: constituir domicilio y someterse al cuidado del Programa de inserción social y supervisión de presos y liberados; abstenerse de usar estupefacientes y de abusar de bebidas alcohólicas; no cometer nuevo delito. Todo ello con apercibimiento de revocárseles la modalidad condicional de la pena.

El damnificado refirió que el 11 de julio de 2021 fue a comprar verduras a una feria ubicada en barrio Cooperativa, sobre la ruta 34 (General Güemes). Dejó su motocicleta con traba y cuando regresó, a la media hora, ya no estaba.

En cámaras de seguridad del Sistema de Emergencia 911 quedaron registrados los movimientos de los imputados que se llevaron la moto. Se logró determinar que Yave realizó las maniobras para destrabar la moto y Herrera se la llevó.

Al día siguiente, personal policial recuperó el cuadro de la moto robada y algunos fragmentos plásticos en un descampado. El 14 del mismo mes, efectivos de la Brigada de Investigaciones ubicaron el motor del rodado, que había sido adquirido por O. S. P. Este adujo que se lo había comprado a Mamaní, quien es dueño de un taller mecánico.

Te puede interesar