Juan Carlos Romero tiene 30 días de licencia por su viaje a Europa

Juan Carlos Romero viajó a España para participar del casamiento de la hija. Pidió participar de la sesión desde el viejo continente pero no lo dejaron. Escándalo por cómo obtuvo los permisos en plena pandemia.  
Romero

Con cuatro ausentes y 66 senadores conectados en forma remota y tres desde el recinto del Senado, a las 14:37 comenzó la sesión por la Reforma Judicial que tendrá un álgido debate pero seguramente la media sanción con los votos únicamente del Frente de Todos. Entre los que no participan se encuentra el opositor Juan Carlos Romero, senador por Salta y presidente del bloque Peronismo Federal, que viajó a España días atrás.

En el arranque se votó, a favor de la ampliación de la licencia del tucumano José Alperovich que enfrenta una causa judicial por acoso. Quedó exceptuado de su función como senador hasta el primero de enero. Al mismo tiempo se votó la licencia por 30 días de Romero y se aprobó.

El 19 de agosto el salteño remitió una nota a la Presidencia de la Cámara para solicitar autorización para emitir su voto en la sesión del día de hoy en forma remota y participar de las comisiones, pero desde una ubicación en el extranjero adonde viajaría por motivos personales y de índole familiar. El secretario parlamentario, Marcelo Fuentes, respondió por la negativa: el reglamento no permite esa posibilidad desde otro país, por lo que el senador opositor solicitó la licencia aprobada por el plazo de un mes que corre desde este jueves.

Fuentes citó las condiciones de gravedad institucional que en el marco de la pandemia por el COVID-19 llevaron a realizar sesiones bajo la modalidad de videoconferencia con un reglamento acordado entre el oficialismo y los jefes de los bloques, Romero por el Peronismo Federal y Luis Naidenoff y Humberto Schiavoni por Juntos por el Cambio. En el protocolo se aceptaron “los requisitos de conexión remota desde organismos oficiales provinciales”, citó el secretario.

“La jurisdicción de la Sesión no puede quedar comprometida, intervenida o bajo mandato de Ley extranjera en ninguno de sus aspectos -en este caso su ubicación física-, puesto que ello podría afectar la atribución conferida a cada Cámara del Congreso y a sus miembros por la Constitución Nacional para ser juez de sus elecciones, derechos y títulos. Todo ello implicaría una prórroga de la jurisdicción y la soberanía de las potestades propias de esta Cámara”, fundamentó el funcionario legislativo.

Finalmente Fuentes desechó la posibilidad de conexión remota desde otro país: “En la más alta responsabilidad que se nos confiere como Poder Legislativo, resulta improcedente avanzar en una conexión desde una Nación extranjera para participar de las Sesiones”.

En el entorno del senador indicaron a Infobae que viajó “por razones estrictamente familiares y personales” y que envió nota solicitando autorización para poder sesionar desde allí, incluso en las comisiones. Romero, indicaron las fuentes, entendió que el reglamento de las sesiones virtuales no prevé un caso de estas características por lo que pensó era posible hacerlo y ante la negativa, recibida en la noche del miércoles, solicitó licencia por un mes.

Romero fue uno de los senadores que con más contundencia se manifestaron en contra del proyecto de“Ley de Organización y Competencia de la Justicia Federal” enviado por el Poder Ejecutivo y por el cual se crean nuevos juzgados penales en la Ciudad de Buenos Aires y en el resto del país. El salteño tuvo fuertes cruces en comisión con el neuquino Oscar Parrilli por su agregado de una enmienda para que los jueces estén obligados a denunciar presuntas presiones por parte de periodistas y medios de comunicación.

Además de Romero está ausente la senadora riojana Clara del Valle Vega, de su mismo bloque, que está con síntomas de COVID y tiene a su familia aislada preventivamente hasta tener el resultado de los hisopados. Y nuevamente no participa el senador Carlos Menem por sus problemas de salud.

Te puede interesar