La reactivación del C18 abre “ventajas e incentivos” para los productores

El ministro Sergio Camacho se interiorizó de la obra realizada para renovar las vías por las que circula el Belgrano Cargas. En la estación de trenes de Joaquín V. González por día se cargan 4.000 toneladas de cereales.
Tren Belgrano Cargas

Desde la estación de trenes de Joaquín V. González parten trenes cargados con soja y maíz hacia San Lorenzo (Santa Fe) y los puertos del Gran Rosario. El ministro de Infraestructura, Sergio Camacho, se interiorizó del movimiento que volvió a generar Trenes Argentinos Cargas con la reactivación del ramal C18 luego de 10 años de inactividad.

“Este tipo de obras motiva a seguir produciendo, la ventaja y el incentivo son gigantescos”, indicó Camacho, al mencionar el desafío de sumar a los productores a este tipo de transporte de cargas. Por el momento, los que más utilizan el tren son empresas como AGD, Louis Dreyfus Company, Bunge, Cofco y Unión Agrícola Avellaneda.

Las vías que unen la localidad del departamento Anta con Pichanal fueron reparadas en un tramo de 240 kilómetros de manera completa con el cambio de rieles, pisos y obras de hormigón. Con todo nuevo, la reactivación integral del ramal permite mayor capacidad de transporte (vinculando las economías regionales con los puertos), ritmo de traslado y más seguridad operativa.

El coordinador de la estación de Joaquín V. González de Trenes Argentinos Cargas, Nicolás Flores, informó al funcionario y al intendente de la localidad, Juan Domingo Aguirre, sobre el movimiento que se registra especialmente en la playa principal donde se forman los trenes que parten hacia el puerto con un máximo de 75 vagones. Se sumaron intendentes del departamento Anta, legisladores provinciales y funcionarios municipales.

Por día se cargan vagones con un promedio de 4.000 toneladas con cereales; algunas semanas, domingos incluidos. Flores informó que en agosto pasado se sacaron cerca 58 mil toneladas y que el viaje hacia San Lorenzo es de unas 72 horas cuando antes demoraba entre seis y siete días. Además de cereal se traslada también poroto, azúcar (hasta Retiro en Buenos Aires) y cemento (a Resistencia).

Desde la empresa se informó que la obra beneficia a los productores locales y abre la posibilidad de construcción de nuevas plantas de acopio y accesos ferroviarios ya que su ubicación estratégica acompaña la expansión de la frontera productiva del Noa.

Te puede interesar