Morales busca reformar la Constitución de Jujuy por limitar mandatos

El mandatario busca  prohibir los cortes de ruta y reglamentar el derecho de protesta. También descartó una nueva reelección y se postuló a la presidencia de la Nación.
Gerardo Morales

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, anunció que enviará a la Legislatura provincial un proyecto de reforma constitucional que busca bloquear la posibilidad de que los futuros mandatarios puedan indultar a quienes hayan cometido delitos de corrupción, una cláusula que parece destinada a impedir que esa facultad pueda ser utilizada para beneficiar a Milagro Sala, y reglamenta los cortes de ruta.

Según destacó Morales, en el proyecto “no se toca el capítulo referido al mandato del gobernador”, por lo que se mantendrá la prohibición de la re-relección-el mandatario transita su segundo mandato consecutivo-, y anunció que el año próximo será candidato presidencial, aunque no aclaró por qué fuerza o coalición se presentará.

“Voy a ser candidato a presidente de los argentinos. Desde el norte va a correr fuerte esa energía que va a generar los cambios y transformaciones que necesita la República Argentina”, afirmó el mandatario radical.

Otro de los puntos destacados del proyecto es que le cierra la puerta a la aplicación de la ley de lemas en la provincia, mecanismo que, dijo, “tanto daño le hizo como comunidad organizada” a la provincia de Jujuy, al recordar que en los años 90 pasaron ocho gobernadores en un período de diez años como consecuencia de la debilidad política de los mandatarios elegidos con ese sistema.

Además, el proyecto incorpora a la letra constitucional al Consejo de la Magistratura y la autonomía para el Ministerio Público de la acusación y de la defensa con la intención de “consagrar una justicia oportuna en tiempo oportuno para todos los ciudadanos de la provincia”, dijo el mandatario.

Morales anunció el envío del proyecto a la legislatura provincial en un acto celebrado frente a la casa de gobierno provincial, acompañado por su vicegobernador, Carlos Haquím, y rodeado de los principales dirigentes y funcionarios de Cambia Jujuy, la coalición que lidera el mandatario radical y que integran hombres del PJ y otros partidos.

“Necesitamos urgente esta reforma, necesitamos urgente poner la restricción al indulto, prohibir los corte de ruta, establecer la vía ejecutiva para el cobro de las multas de aquellas contravenciones que afecten a la paz social, necesitamos urgente dar certezas que reafirmamos lo que hicimos hasta acá y que no se va a modificar en las próximas décadas”, reclamó Morales.

Uno de los temas en los que mayor hincapié hizo el mandatario provincial fue a los que denominó la “institucionalización de la paz social en la provincia”, cuyo eje central es la prohibición de la facultad a los gobernadores de otorgar indultos a quienes hayan cometido delitos de corrupción contra el Estado.

“Nos costó más de 15 años de violencia y corrupción en Jujuy, y nos costó mucho desde 2015 poder ordenar y recuperar la paz para nuestro pueblo”, afirmó.

En ese sentido, destacó que la iniciativa prohíbe “el indulto a personas que incurrieron en grave delito doloso contra el Estado que conlleve enriquecimiento, que se considerará, además, un atentado contra el sistema democrático”, dijo.

Aunque no la mencionó, la cláusula parece destinada a evitar que Milagro Sala pueda verse beneficiada en un futuro por esa prerrogativa, que en la actualidad la Constitución provincial consagra para el gobernador.

“Esto es para que bajo ningún punto de vista ningún futuro gobernador sea presionado para indultar a los delincuentes que hayan cometido delitos de corrupción dolosos contra el Estado”, insistió Morales, quien aseguró que “sería bueno que esta norma pudiera ser receptada por nuestra Constitución Nacional”.

En la misma línea, el gobernador precisó que la iniciativa contempla también “la prohibición de cortes de rutas”. “Es otro tema que queremos incorporar para que no volvamos nunca más a las etapas que hemos padecido como pueblo jujeño”, afirmó.

El capítulo incluye, además, la reglamentación de las protestas sociales “conforme a estándares de las Naciones Unidas”.

“La violencia no es un derecho, no hay un derecho respecto de quien ejerce la violencia. El ejercicio de derechos no puede afectar los derechos de los demás”, sentenció.

La reforma anunciada por Morales también contempla un capítulo referido a nuevos derechos, entre los que se incluyen la obligación de la lucha contra el cambio climático, para las mujeres y lo que calificó como “un nuevo enfoque de la igualdad de género y a la diversidad”.

Te puede interesar