Tenía domiciliaria y en la casa de su madre siguió vendiendo drogas 

El hombre de 39 años había sido condenado por venta de estupefacientes y en la casa donde cumplía la condena, fue descubierto realizando las mismas operaciones. 
drogas

La jueza de la Sala II del Tribunal de Juicio de Tartagal, Sandra Mabel Sánchez, condenó a Héctor Rafael Sajama (39) alias “Pilín” a la pena de seis años de prisión efectiva y pago de la multa por ser autor de los delitos de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización (dos hechos) y desobediencia judicial.

En el mismo fallo lo absolvió del delito de amenazas con arma por el que también había llegado acusado, por haber aplicado el beneficio de la duda.

El 28 de abril del año pasado, la policía realizó un allanamiento en la propiedad del condenado, desde donde le secuestraron envoltorios con drogas. Se le dictó prisión domiciliaria y fijó como domicilio el de su madre, desde donde siguió vendiendo drogas.

La madre de Sajama, Teresa Ana Madariaga, de 64 años, fue condenada por su participación secundaria en el delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, y cumplirá la pena de dos años de prisión condicional y pago de la multa. 

Durante ese tiempo deberá fijar domicilio y someterse al control de un patronato. Además  tendrá prohibido usar estupefacientes o abusar de la ingesta de bebidas alcohólicas.

Al finalizar la audiencia, Sajama fue trasladado hacia la Alcaidía de Tartagal, mientras que su madre recuperó la libertad.

Te puede interesar